¿Cuál es el nexo entre agua, energía y seguridad alimentaria?

image
 

9 octubre, 2015 | Hoy hemos escogido una infografía realizada por los especialistas de Water Nexus Solutions, iniciativa enmarcada en el Programa Global del Agua de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN Global Water Program), para ilustrar la relación que existe entre el agua, la energía y la seguridad alimentaria. Una relación que nos incumbe a todos y que todos debemos velar por su equilibrio. ¿Por qué? Porque de su armonía depende nuestro bienestar.

Esta relación a tres bandas entre el agua, la energía y la seguridad alimentaria se sustenta en las infraestructuras hídricas. Reconocer y comprender la estrecha interacción existente entre el agua, la energía y la producción de alimentos y su uso -el nexo- ha dado lugar a nuevas demandas de infraestructura de agua y soluciones tecnológicas.

«¿Cómo se utiliza actualmente la infraestructura hídrica? ¿Qué tecnologías están disponibles para poder optimizar mediante las fuentes de suministro de agua? ¿Cómo puede la infraestructura ser más funcional y sostenible para garantizar el suministro de agua, la producción de alimentos y la generación de energía sin comprometer los ecosistemas de los que todos dependemos?», se preguntan los autores de la infografía.

La optimización de la infraestructura enfocada a este vínculo supondrá la combinación de carteras de infraestructuras de ingeniería con infraestructuras naturales. Cada una complementa a la otra con beneficios en términos de coste-eficacia, reducción de riesgos, desarrollo sostenible y distribución de beneficios.

Según explica Rebecca Welling, responsable de Proyectos del Programa Global del Agua de la UICN, «en esencia, el vínculo hace referencia a la relación existente entre el agua, la energía y los alimentos, cómo funcionan entre sí y cómo dependen unos de otros. Por ejemplo, la generación de energía por fuentes hidroeléctricas necesita un suministro constante de agua para poder cumplir su función. Por su parte, los agricultores necesitan disponer de acceso al agua para regar sus cultivos y que estos crezcan. Sin agua, no hay alimentos, etc.».

«Si pensamos en la conexión de los nexos como si se trataran de un mapa de metro, tal y como ilustra la infografía —en la que el agua, la energía y los alimentos son “paradas”—, se puede observar en el plazo que hay varias “líneas de metro” de ida y vuelta entre cada «parada». Si se produce una ruptura en una “parada, las líneas que unen a las demás se ven afectadas, lo que también influye en el funcionamiento del resto del sistema. Este es el vínculo: se trata de una interdependencia de las tres esferas», describe Welling.

«El rápido crecimiento poblacional previsto para las próximas dos décadas, y con esto, las mayores necesidades de agua, alimentos y energía que surgirán, así como el cambio en los patrones de demanda y uso de los recursos hídricos como consecuencia del cambio climático nos sitúa ante la disyuntiva de «planificar, abordar las deficiencias y, lo más importante, recabar las soluciones que ayudarán garantizar el agua, los alimentos y la energía para las generaciones futuras».

Dar respuesta a estas preguntas clave sobre el vínculo entre estos tres conceptos es crucial y la búsqueda de soluciones que sitúen a cada uno de ellos en sintonía ayudará a conservar los ecosistemas e impulsar el desarrollo sostenible. «Con más agua para la naturaleza a través de una mayor inversión en infraestructura hídrica natural, habrá menos degradación de los ecosistemas y a su vez más beneficios para la gente gracias a los servicios de la naturaleza».

Esta entrada fue publicada en el Mercados de Medio Ambiente. Guarda la entrada original aquí.